9 mayo 2022 5 MIN de lectura

Día de Europa 2022: Retos y oportunidades para la UE

Este año no será el primero en el que celebraremos el 9 de mayo, Día de Europa, con una guerra abierta en nuestro continente. Ya ocurrió durante el conflicto armado en la antigua Yugoeslavia.

Pero en esta ocasión la guerra en Ucrania, provocada por la invasión rusa de un país soberano, tiene una característica especialmente grave: su capacidad para derivar en una escalada de consecuencias imprevisibles sea por su extensión a otros países (empezando por Moldavía), por transformarse en un enfrentamiento directo entre las dos grandes potencias militares o por detonar el uso de armas nucleares por segunda vez (y probablemente la última) en la historia.

Además, a diferencia de Yugoeslavia, la UE no ha reaccionado ante la guerra de forma timorata, sino muy determinada. Tanto los pronunciamientos políticos como las sanciones y la financiación de armamento para Kiev marcan un antes y un después en la política exterior, de seguridad y de defensa europea: pasar de ser un actor esencialmente declarativo a un actor plenamente operativo, quizás incluso dejar de ser un poder blando a un poder duro -lo que conlleva interrogantes que no tienen una respuesta simple-.

No sabemos cómo terminará la guerra, pero sí que Europa no permitirá que vuelva a repetirse una violación del derecho internacional sin una respuesta apropiada. Este es un mensaje que debe quedar nítida y preventivamente establecido para el futuro del continente.

La UE, aplicando a fondo las provisiones del Tratado de Lisboa, se ha reforzado frente a la pandemia, a la crisis económica y social y la guerra en Ucrania. Pero, como ha señalado el Parlamento Europeo en su resolución acerca de las conclusiones de la Conferencia sobre el futuro de Europa, debe continuar haciéndolo, convocando una Convención destinada ha mejorar todavía más la democracia y la eficacia comunitarias.

De la Convención constitucional celebrada hace veinte años salió finalmente un Tratado cuyas provisiones nos permiten hacer actualmente todo lo que hemos puesto en marcha. De una nueva Convención debe surgir un nuevo Tratado que haga realidad la UE de orientación federal reivindicada hace unos días por Draghi ante la Eurocámara o citada hace unos meses en el contrato del gobierno semáforo de Alemania.

Será difícil y complicado avanzar en esa dirección, sin duda. Habrá que solventar con paciencia e inteligencia muchos problemas, buscando consensos imprescindibles. No lo pondrán fácil algunos Estados miembro como Hungría y Polonia. Pero paso a paso vamos dejando atrás amenazas tan reales como mayores para ese proceso: la victoria de Macron frente a Le Pen es el mejor ejemplo.

Conseguir parar la guerra en Ucrania para evitar perder más vidas inocentes debe ser una prioridad absoluta. Hacer respetar el derecho internacional también. La seguridad en Europa será compartida o no será. Todo eso requiere una UE más sólida y autónoma, algo que solo podrá conseguirse con voluntad política y un Tratado a la altura de los enormes desafíos que tenemos por delante.

Conviene subrayar en el Día de Europa que no vivimos solos en el Mundo. La humanidad afronta retos colectivos que nos conciernen a todos y no existe una única visión para resolverlos. Por eso una UE más fuerte no puede ser más eurocéntrica, sino todo lo contrario. China, India, Sudáfrica o Brasil no pueden ser otra cosa que socios con los que colaborar, nunca adversarios.

A España puede corresponderle un papel especialmente relevante en materializar esa UE más ciudadana, democrática y eficaz a la que aspiramos porque en su presidencia del Consejo de la UE, prevista para el segundo semestre de 2023, podría desembocar el proceso para la reforma del Tratado. Así que colaborar desde lo privado con lo público para garantizar el éxito del semestre español es una oportunidad extraordinaria de ser europeísta desde un país como el nuestro, que se ha reencontrado con su pasado, su presente y su futuro como miembro activo de la Europa unida.

 

Carlos Carnero, Senior Advisor en Vinces

Newsletter

No te pierdas nada

Accedo a que Vinces contacte conmigo a través de email