5 febrero 2020 9 MIN de lectura

España ante el Brexit: los sectores clave

El 23 de junio de 2016, el Reino Unido celebró un referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea (UE). Los resultados mostraron que una escasa mayoría del 51,89% estaba a favor de la salida de la UE. Tras años de negociaciones y tras activar por primera vez en la historia de la Unión el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, la salida del Reino Unido se hizo efectiva el pasado viernes, 31 de enero de 2020.

 

Desde entonces queda abierto el periodo transitorio en el que la legislación europea seguirá aplicándose en el territorio británico. Este periodo terminará el 31 de diciembre, por lo que es importante que la UE y el Reino Unido lleguen a acuerdos antes.

Durante este periodo, las relaciones entre el país saliente y la Unión no cambiarán significativamente, por lo que las discusiones se centran ahora en las futuras. En este contexto, Pedro Sánchez se reunió con Michel Barnier, negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit el pasado 30 de enero. En este diálogo, intercambiaron sus perspectivas sobre cómo esperan que sean las relaciones futuras y cómo afectará el Brexit a las empresas españolas.
Sánchez, expresó su deseo de tener una relación económica y política «lo más estrecha posible».

Además de mantener el veto sobre cualquier negociación que afecte a Gibraltar, los asuntos que más le preocupan a España están relacionados con el transporte aéreo, la pesca y el sector agrícola.

Respecto a los últimos dos, a Reino Unido llegan el 8% de las exportaciones agroalimentarias españolas (4.076 M€), y proceden el 3% de las importaciones del sector. El saldo comercial ha sido positivo para España consistentemente: aunque las exportaciones se han ralentizado desde 2016 (crecieron un 2,1% en 2018 y un 0,4% en 2017), las importaciones han decaído más (-0,8% en 2018 y -12,5% en 2017).
Es un sector de marcada significación para España, ya que en 2018 supuso un 9,2% del PIB (100.742 M€).

01. Transporte aéreo

Siendo el turismo un sector crítico para la economía española -representa un 14,6% del PIB (176.000 M€), la firma del Acuerdo de Transporte Aéreo es una prioridad.
Reino Unido representa más del 20% de los turistas que visitan España (18 millones en 2018), y pese a que se observa una tendencia a la baja (un 2,41% en el último año), la nacionalidad británica sigue siendo la que más viaja a nuestro país.

De momento, las compañías aéreas podrán volar sin ningún problema hasta 2021. Durante este periodo, las compañías a las que pueda afectar el Brexit (especialmente en temas de licencia), deberán haberse adaptado ya para cumplir con la normativa europea.

En cuanto a los vuelos hacia y desde el Reino Unido, dependerá de los resultados de las negociaciones sobre el Acuerdo de Transporte Aéreo.

02. Pesca

El gobierno ha identificado varios segmentos de flota que operan en aguas británicas, así como inversiones de capital españolas en intereses pesqueros. La intención es mantener la relación actual, sin que afecte a este sector. Para ello, España tiene interés en que se termine de negociar un Acuerdo de Pesca, englobado en el Acuerdo de comercio general.
Dicho acuerdo deberá recoger las condiciones de acceso mutuo a las aguas y la distribución de las posibilidades de pesca, entre otras cuestiones. La prioridad de este acuerdo es alta para ambas partes, ya que el Reino Unido no consume lo que pesca en sus aguas (principalmente arenque y caballa), sino que exporta el 70% a la EU, de donde importa el pescado que sí consume.

En los últimos días Boris Johnson se ha reservado el derecho de firmar un acuerdo que se renueve de forma anual, de forma que la Unión Europea no tengo acceso automático a las aguas británicas como venía ocurriendo hasta ahora.

En el caso del comercio entre ambos países de productos derivados de la acuicultura las cifras son menos significativas.

03. Sector agrícola

El objetivo de España es garantizar el mayor acceso posible para los productos españoles al mercado británico, protegiendo las denominaciones de origen. En cuanto a estas, su venta en el Reino Unido después del periodo de transición dependerá del Acuerdo de Comercio, al igual que la del resto de productos. Sí gozarán de protección las Denominaciones de Origen Protegidas (DDOOPP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IIGGPP) que se registren antes del 31 de diciembre. Las que se registren después, dependerán del futuro acuerdo.

Por otra parte, hasta el 2021, el movimiento de animales, productos de origen animal, plantas y productos vegetales seguirá bajo las mismas condiciones sanitarias y fitosanitarias, por lo que no existirán controles aduaneros.

04. Licencias y registros

En el caso de que no se consiga un acuerdo antes del 31 de diciembre, las empresas deberán tener en cuenta que muchas licencias y registros europeos dejarán de tener validez en el Reino Unido, y viceversa.

Así, el Reino Unido dejará de ser miembro de la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA). Todos los productos de fabricantes británicos registrados en REACH (Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de productos químicos) dejarán de tener validez, y ningún fabricante británico podrá registrar sus productos en la base de datos.

En cuanto a la industria farmacéutica, los Market holders de productos registrados en España deberán pasar a ser ciudadanos europeos de la UE para todos aquellos productos farmacéuticos registrados en el Reino Unido; y, conservar los registros de toda la fase del proceso de fabricación y comercialización. En caso de que alguna de estas fases haya tenido lugar en el Reino Unido, pasaría a situación de tercer país, por lo que el procedimiento podría modificarse durante la renovación.
Es importante tener en cuenta que muchos de los “liberadores” de productos farmacéuticos (responsables de realizar los últimos ensayos antes de la comercialización y liberalización en cada país) están ubicados en el Reino Unido.
Se impone ahora negociar un buen acuerdo comercial para ambas partes que rija las relaciones futuras. La relevancia de este acuerdo para la economía española hace necesaria una implicación directa y un seguimiento cercano por nuestras autoridades.

———–

Para más información contacte con nuestra oficina de Bruselas:

  • Elena Ortiz de Solórzano | Head de EU Affairs
  • Eos@vincesconsulting.com

Newsletter

No te pierdas nada

Accedo a que Vinces contacte conmigo a través de email