19 junio 2019 2 MIN de lectura

El caos de la disparidad regulatoria del alquiler vacacional

Las ciudades se han propuesto regular un tipo de alojamiento ya regulado a nivel autonómico y estatal.

¿Qué está pasando?

Hace no mucho, los turistas que visitaban España tenían que ajustarse a modelos de alojamiento clásicos como los hoteles. Sin embargo, como consecuencia del desarrollo de diferentes herramientas digitales que permiten una mayor interlocución entre viajeros y anfitriones, otro modelo de alojamiento, el alquiler vacacional, se ha introducido en la realidad turística española

 

En el 2013, el estado cedió a las Comunidades Autónomas la competencia para regular el alquiler vacacional. De esta manera hoy, Andalucía, Asturias, Baleares, Cataluña, Canarias, Galicia, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid han establecido sus propias regulaciones en esta materia. Para reforzar esta regulación, el estado central ha desarrollado normas específicas relativas a los pisos turísticos en materia de seguridad, fiscalidad y convivencia vecinal.

 

Aunque se pueda pensar que toda esta regulación es suficiente, numerosas ciudades se han marcado como objetivo desarrollar normas propias relativas al alquiler vacacional. A día de hoy, Sevilla, Córdoba, San Sebastian, Bilbao, Oviedo, Santiago, Valencia, Madrid, Barcelona, Mallorca e Ibiza se han propuesto regular este tipo de alojamiento. Un breve análisis de los efectos que están teniendo estás regulaciones muestra que la mayoría de las normativas locales o bien no han llegado a aprobarse o bien se han aprobado, pero están siendo cuestionadas judicialmente como consecuencia de su falta de competencia y de la desproporcionalidad de las medidas establecidas. Además, las normativas locales que están en vigor no están produciendo los efectos esperados.

 

El informe en detalle lo puedes descargar aquí.

Newsletter

No te pierdas nada

Accedo a que Vinces contacte conmigo a través de email